Blogia
FAMILIAS BENDECIDAS EN CRISTO - Families Blessed in Chirst

Primer Mandamiento - Primera Parte

Primer Mandamiento - Primera Parte

TEMA / ESQUEMA – 03-09

 

Fecha: Domingo: 08 de Febrero del 2009

Horario: De 07.00 p.m.  A 07.50 p.m.

 

Primer Bloque (12 minutos)

(Jorge) Bienvenidos queridos hermanos a su programa: (todos) FAMILIAS BENDECIDAS EN CRISTO, les saludan Jorge y Esperanza, miembros de la Comunidad Católica: BODAS de CANA un movimiento de Apostolado Laical.

(Esperanza) Nuestra misión es evangelizar matrimonios e hijos como base de la familia.

Hoy seguimos firmes en nuestra conquista hacia: “El Camino a la Felicidad Eterna”. Esta noche nos acompañan nuestros hermanos: Cesar y Maria Inés Fernández con quienes compartiremos el Tercer Tema: “Primer Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas”.

(Jorge) Bienvenido al Programa Cesar   

(Esperanza) Bienvenida al programa Maria Inés

 

Maria Inés

Mt 22, 34-38 (leer de la Biblia)

 

Cesar

Este pasaje de la Biblia que acabamos de escuchar, nos presenta a un maestro experto de la ley empeñado en la búsqueda autentica de la verdad. Su pregunta resulta ociosa ante la confusión de un número exagerado de más de 600 preceptos que los expertos habían deducido de la ley; que les impedía ver con claridad lo realmente importante. Jesús aclara que lo más importante es el amor a Dios: ¡Sólo Dios basta!

 

Jorge

Cesar

Es importante que analicemos este primer mandamiento “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, y con toda tu mente” (CIC 2084-2085).

¿Qué significan estas palabras de Jesús?

 

Respuesta (CCIC 443)

Significan adorar a Dios como Señor de todo cuanto existe; rendir le culto debido individual y comunitariamente; rezarle con expresiones de alabanza, de acción de gracias y suplica; ofrecerle sacrificios, sobre todo el espiritual de nuestra vida, unido al sacrificio perfecto de Cristo; mantener las promesas y votos que se le hacen

 

¿De verdad habrá hombres que no crean en Dios?

Respuesta

 

Oración del ateo, de Juan Arias (Tercer Tema Pág. 01)

Conclusión:

Este primer mandamiento es una necesidad del hombre; necesidad de creer, esperar y amar.

 

Jorge

Maria Inés

¿Cuál es lo más íntimo de este Primer Mandamiento?

 

Respuesta

Mt 4, 10

“Adoraras al Señor tu Dios y solo a El le darás culto”

Adorar a Dios, orar a El, ofrecerle el culto que le corresponde, cumplir las promesas y los votos que se le han hecho, son todos ellos actos de la virtud de la religión que constituyen la obediencia al primer mandamiento (CIC 2135) de la siguiente manera:

  

  1. La vivencia de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad
  2. El Culto
  3. Cumplir este mandamiento, hasta el heroísmo

Segundo Bloque (12 minutos) Esperanza

Continuamos con nuestro programa: (Todos) FAMILIAS BENDECIDAS EN CRISTO, estamos tratando el tema: El Primer Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas, nos acompañan Cesar y Maria Inés. Trasmitimos desde las ondas de Radio Maria Perú: Un regalo de Dios para su pueblo.

 

Maria Inés

¿Qué nos puedes decir sobre: La vivencia de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad? (CIC 2086)

 

Respuesta

El primer mandamiento abarca las tres virtudes fundamentales que llamamos teologales: fe (CIC 2087-2089, esperanza (CIC 2090-2092 y caridad (CIC 2093).

El hombre es un ser que, así como necesita comer y dormir, también necesita creer en algo o en alguien superior que responda a sus interrogantes.

A lo largo de la historia de la humanidad podemos constatarlo. No ha existido ninguna cultura en la que las divinidades no se hagan presentes: Zeus, Júpiter, Osiris, Inti. El hombre es un ser religioso por naturaleza.

El primer mandamiento no lo inventó Dios cuando le entregó las tablas a Moisés.

Está escrito en el corazón del hombre desde siempre. Dios puso esta necesidad en el hombre al crearlo a su imagen y semejanza y sabe que Él es la única respuesta. Por eso le da un mandato al hombre: “Amarás a Dios sobre todas las cosas”, no porque Dios necesite ser amado, sino porque el hombre necesita amar a Dios.

 

Todos nuestros días son un ejercicio de las tres virtudes teologales: fe, esperanza y caridad.

Creer en Dios y creer a Dios, tu Creador y Señor, Providencia amorosa. Creer con una fe firme, recia, luminosa, contagiosa, profunda y madura. Nuestra fe no debe ser débil, opaca, apagada, superficial e infantil. Con el paso de los años, además de crecer en edad y sabiduría, debemos crecer en nuestra fe.

 

Confiar en Dios, porque Él nunca nos falla, porque es nuestro Padre cariñoso y solícito, y nos concede lo que necesitamos para nuestro bien material y para nuestra alma. Confiar y esperar en Él a pesar de todo y contra toda esperanza. Dios nuestro Padre nos lleva de la mano en el camino de la vida; unas veces nos hace caminar por senderos luminosos y hermosos; otras veces, por senderos difíciles y no tan lindos (enfermedades, pruebas, golpes de la vida, etc.), pero no temas. Él va con nosotros. Lancemos a sus brazos. El timón de nuestra vida lo lleva Él.

Y sobre todo, debemos amarlo. Con un amor personal, pues tanto Él como tú y yo es una Persona. Con un amor real y operante, manifestado en obras. Dios nos pide que le amemos. No podía ser de otra manera, pues es nuestro Padre y nosotros sus hijos.

 

Esperanza

Cesar

¿Qué más podrías agregar?

 

Respuesta

Creo que muy importante considerar cómo la ley de Dios comienza con lo más hermoso: con el amor. Tal vez  otras religiones, inicien con el temor, el miedo; no lo sabemos. Nosotros, empezamos con el amor.

 

Ejem: La gente por la calle se nos acerca y nos pide una, limosna, una dirección, una recomendación, la hora... Dios se acerca a los hombres para mendigar amor.

¡Qué hermoso y conmovedor! Dios nos pide que le amemos.

¿Por qué nos pide amor?

Porque es nuestro Padre Dios, que quiere establecer y entablar con nosotros una relación hermosa de padre a hijo. Quiere hacernos felices, compartir nuestra intimidad con nosotros. Y sólo es posible esto desde el amor.

Nos pide amor porque Él nos ha amado primero. Sólo así corresponderemos a su amor.
Nos pide amor porque “obras son amores”. Cristo lo dijo: “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos”. Por tanto el que ama a Dios, estará ya cumpliendo todos los demás mandamientos.

Ahora bien, no se puede amar bien lo que se conoce mal.

Hay algunos que dicen amar a Dios, pero no hacen el menor esfuerzo por conocerlo y conocer su voluntad.

Queridos hermanos: Para que podamos vivir el primer mandamiento primero tenemos que conocer a Dios:

 

¿Cómo?

a) A través de la lectura asidua, amorosa, ferviente de la Biblia, especialmente del Nuevo Testamento. Ahí nos sale Dios al paso de nuestra vida y nos ilumina, nos consuela, nos fortalece, nos orienta y nos hace conocer su santa Voluntad.

La Biblia es la carta que nos ha escrito nuestro Padre Dios.

b) A través de la lectura del Catecismo de la Iglesia Católica. Aquí encontraremos el resumen de nuestra fe, explicado de manera magistral, extensa y muy positiva. No olvidemos que la fe es el mayor tesoro que tenemos, y vale más que la vida. El Catecismo ha sido el esfuerzo que ha hecho nuestra Nadre Iglesia para explicarnos extensamente lo que es nuestra fe, cómo celebrarla, cómo vivirla y cómo rezarla.

c) A través de los sacramentos, sobre todo, de la Confesión y Eucaristía. Acerquemos a ellos para conocer el Amor Misericordioso de Dios, en la Confesión al perdonarnos todas nuestras caídas y nuestro desamor; y para saborear el Pan de vida eterna en la Eucaristía, en cada Misa.

 

Se trata, pues, de tener a Dios como el mayor valor de nuestra vida.

En torno a Él debería girar nuestro día, nuestro trabajo, nuestro estudio, nuestra familia, nuestras cosas...Para ello, debemos aumentar cada día nuestra fe en Dios, nuestra esperanza en Él. Y el amor brotará de los costados de nuestra existencia. ¡Hagamos la prueba!

 

Tercer Bloque (12 minutos) Jorge

Continuamos con nuestro programa: (Todos) FAMILIAS BENDECIDAS EN CRISTO, para aquellos que recién nos sintonizan estamos tratando el tema: El Primer Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas”, nos acompañan Cesar  y Maria Inés. Trasmitimos desde las ondas de Radio Maria Perú: Una señal de amor en  tu hogar. Esperamos sus llamadas al teléfono de cabina: _______________________ y participa con nosotros contestando a la siguiente pregunta:

¿Conoces a fondo tu fe católica? y ¿Dónde debes ir a profundizarla?

 

Maria Inés

¿Qué nos puedes comentar sobre: El Culto?

 

Respuesta

También el primer mandamiento abarca el culto, u homenaje interno o externo de respeto y amor que tributas a Dios, a los ángeles, a la Virgen, a los santos y a los beatos, a través de la oración o la devoción, y a través de un conjunto de ritos y celebraciones litúrgicas.

Los cristianos ofrecemos este culto desde la oración personal o comunitaria, hasta la celebración de los Sacramentos, por ejemplo, una Misa; también rezando el Santo Rosario, o yendo de peregrinación, o haciendo una adoración ante el Santísimo Sacramento del Altar; o rezando alguna novena a un santo o beato.

 

A Dios le damos el culto de adoración, pues sólo Él es Dios, Creador y Señor de todo. A María, el culto de especial veneración, por ser la Madre de Dios (Teotokos – Concilio de Efesio Año 431) y reconociendo su especial protección como nuestra Madre, pues nos alcanza de Dios las gracias que más necesitamos. Y a los santos, el culto de veneración, por todas las grandes cosas que Dios ha hecho en ellos y a través de ellos.

Es muy importante decirles lo siguiente: Cuando pedimos algo a algún santo y nos concede, por ejemplo, un milagro, una gracia especial…el santo sólo intercedió por nosotros ante Dios, pero es Dios quien nos ha concedido el favor. Por tanto, Dios es la fuente de todo don. Los santos son intercesores ante Dios de todos nosotros.

 

¡Qué bueno sería que supiéramos aprovecharnos de ellos, además de imitarlos, sobre todo en aquellas virtudes que más practicaron durante su vida terrena!

Por ejemplo, de san Francisco de Sales imitar la mansedumbre y dulzura en nuestras reacciones y actitudes; de san Francisco de Asís, el espíritu de humildad; de santa Teresa de Ávila, el amor por la oración íntima y profunda con Dios; de santa María Goretti, la pureza de nuestro corazón y nuestro cuerpo; de san Tarsicio, la delicadeza y aprecio por la Eucaristía; de santa Teresita del Niño Jesús, la sencillez; de san Ignacio de Loyola, la obediencia a la Iglesia, a nuestro papá Benedicto XVI, obispos y sacerdotes; de santa Teresa de Jesús, el amor por los ancianos; de san Camilo de Lelis, el cuidado de los enfermos; de san Juan Bosco, el amor y la formación de los jóvenes, etc.

 

Jorge

Cesar

¿Dónde está el centro del culto del cristiano?

 

Respuesta:

En la Eucaristía, y al decirles la Eucaristía les estoy hablando del admirable sacramento de la Eucaristía, donde Dios nos da a comer el Cuerpo y la Sangre de su Hijo Jesucristo, para nuestra salvación; y donde se queda con nosotros en los Sagrarios de las iglesias para ser Amigo, Confidente y Consuelo en nuestro peregrinar por esta tierra hacia el cielo.

En la Eucaristía, especialmente en la celebración de la santa Misa, damos a Dios el culto más hermoso, más satisfactorio, más meritorio, para honor del mismo Dios y para la salvación de la humanidad.

 

¿De que manera podemos cumplir hoy este mandamiento, hasta el heroísmo?

 

Respuesta:

Por cumplir este primer mandamiento, ¡Muchos hermanos nuestros han dado su vida por Cristo como mártires!

 

Un ejemplo maravilloso. Justino, gran sabio del siglo II después de Cristo, había nacido en Samaría. El año 163 es arrestado en Roma, junto con muchos de sus alumnos.

Entre el juez, llamado Rústico, y Justino se entabla el diálogo siguiente:

Justino, ¿qué doctrina enseñas?

Toda mi vida he buscado la verdad; he estudiado la sabiduría de los orientales, de los griegos y de los romanos; finalmente he descubierto la verdadera sabiduría.

¿Y cuál es esta “verdadera” sabiduría?

Es la de Jesús de Nazareth; Él nos libera de los ídolos inútiles, y nos conecta con el único Dios verdadero, Creador del universo.

¿Eres, pues, cristiano?

Sí, soy cristiano; Y también son cristianos estos amigos míos; y estamos orgullosos de serlo.

Acérquense aquí todos, para adorar a nuestros dioses; de otro modo, todos serán condenados a morir por ateos.

No somos ateos; nosotros adoramos al Dios que es Espíritu, el Padre de Jesús de Nazaret; nadie que esté bien de su cabeza, abandona al Dios verdadero para volver a dioses falsos.

El juez dio la orden:

¡Que sean todos estos torturados!

Justino y los suyos le contestaron:

Haz lo que tú quieras; nosotros somos cristianos, y tales permaneceremos de todas maneras; preferimos morir que adorar a tus falsos dioses.

Entonces el juez Rústico pronunció la sentencia:

“Justino de Samaría y sus seguidores, por no querer adorar a los dioses, ni a nuestro emperador Marco Aurelio, que sean primero azotados y luego degollados”.

Así, Justino y sus compañeros cristianos sellaron con su propia sangre su fidelidad a Cristo.

 

¿Nos hubiéramos atrevido a dar nuestra sangre por defender la fe en Dios y en Cristo?

Amar a Dios de palabra es fácil; pero amarle, estando dispuesto a dar la vida por Él, es verdadero amor.

 

Cuarto Bloque (12 minutos) Jorge

Continuamos con nuestro programa: (Todos) FAMILIAS BENDECIDAS EN CRISTO, estamos tratando el tema: El Primer Mandamiento: Amarás a Dios sobre todas las cosas”, nos acompañan Cesar  y Maria Inés. Trasmitimos desde las ondas de Radio Maria Perú: Mas que una Radio una bendición.

 

Maria Inés

¿Qué vivir en el Primer Mandamiento?

Respuesta

Lo que debemos vivir:

1.     Creer en Dios y dar testimonio de El

2.     Esperar confiadamente en Dios y

3.     Amar a Dios con sinceridad de corazón

 

Cesar

¿Que evitar en el Primer Mandamiento?

 

Respuesta

Debemos evitar:

1.     Los pecados contra de FE: indiferencia ante  Dios, negar a Dios, odio a Dios.

2.     Los pecados contra la Esperanza: desesperación (dudar de que Dios realmente puede salvarnos) y presunción (creer que ya estamos salvos, sin necesidad de la ayuda de Dios)

3.     Los pecados contra el Amor a Dios: ingratitud, mediocridad, sacrilegios.

 

Resumen del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC)

2133 – 2141

Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica (CCIC)

442 - 446.

 

Oración – Salmo 17.

(Jorge)

Yo te amo, Señor, mi fuerza.

El Señor es mi roca, mi defensa y el que me libra; mi Dios, la peña en que me refugio y mi escudo, mi fuerza salvadora y mi fortaleza.

 

(Esperanza)

En mi angustia clame al Señor, grite a mi Dios pidiendo auxilio. El escucho mi voz desde su templo, mi grito llego hasta sus oídos.

Me libero, me dio respiro me salvo, porque me ama.

 

(Cesar)

El Señor me premia porque he sido justo, me recompensa la inocencia de mis manos, porque he seguido las sendas del Señor y jamás he traicionado a mi Dios.

Tuve siempre presente sus mandatos, nunca rechace sus preceptos

 

(Maria Inés)

A quien ama, muestras tu amor.

Señor, tu enciendes mi lámpara; Dios mió, tu alumbras mis tinieblas; contigo me enfrento a cualquier ejercito, contigo, Dios mió, asalto la muralla.

 

(Todos)

El camino de Dios es perfecto, segura la palabra del Señor; el es un escudo para los que se refugian en el.

¡Viva el Señor, bendita sea mi roca, sea glorificado Dios mi salvado!

Por eso te alabamos entre los pueblos, por eso, Señor, cantamos a tu nombre.

(Jorge) Gracias Cesar por su participación. (Esperanza) Gracias Maria Inés por haber estado con nosotros.

Queridas Familias: Si necesitan copia escrita del Tema, si quisieran hacernos alguna cualquier consulta o hacernos llegar sus sugerencias por favor llámennos al Teléfono: 275-0252 de Lunes a Viernes (Horario de Oficina de: 09.30 a.m. a 06.30 p.m.) o escribanos al correo: familiasbendecidasencristo@hotmail.com; para nosotros será un placer los atenderemos.

No se pierdan nuestro próximo programa el domingo: 22 de Febrero del 2009 de 07.00 p.m. a 08.00 p.m. en el cual estaremos tratando el Tema 02: Primer Mandamiento: “Amarás al Señor tu Dios y a Él solo adorarás” – 2da. Parte.



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres